¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una molécula orgánica formado por 27 carbonos que está presente en nuestro cuerpo. El colesterol se distribuye por nuestro cuerpo mediante las lipoproteínas.

Tipos de colesterol

Según la lipoproteína mediante la que se transporta, se puede clasificar en dos tipos:

  • LDL, tradicionalmente llamado colesterol malo
  • HDL, llamado colesterol bueno.

Estos términos de bueno o malo se han quedado anticuados, ya que ambos son necesarios para gozar de una buena salud.

Hierro de Origen Animal y Vegetal

¿Para qué utiliza nuestro cuerpo el colesterol?

Las células de nuestro cuerpo utilizan el colesterol ya que es fundamental para las membranas celulares, y es utilizada por todas las células de nuestro organismo, y por ello es esencial.

Funciones del colesterol

El colesterol interviene en funciones vitales para el organismo como pueden ser:

  • Síntesis  de andrógenos, estrógenos, etc
  • Síntesis de la vitamina D
  • Forma parte de la estructura celular
  • Forma parte de los ácidos biliares

¿Cuál es la relación el consumo de colesterol y los niveles de colesterol en nuestro cuerpo?

Muchos alimentos de los que comemos nos aportan colesterol y nuestro cuerpo también es capaz de sintetizarlo. Aproximadamente un cuarto del colesterol que asimilamos diariamente, proviene de lo que comemos, mientras que el 75% restante, se produce de manera endógena, es decir, es nuestro cuerpo quien lo produce.

La cantidad aproximada de colesterol que solemos comer está entre 300 y 500 mg, mientras que el fabricado por nuestro cuerpo ronda los 800 – 1200 mg. Para que hacernos una idea de si esta es mucha cantidad, las reservas de colesterol almacenado en nuestras células es de unos 40.000 mg. Solo el colesterol no esterificado puede absorberse a través de los enterocitos del intestino, siendo que mucho del colesterol ingerido está en su versión esterificada.

Esta información nos lleva al primer punto importante: Todas las células del cuerpo tienen la capacidad de producir colesterol y que el colesterol es utilizado en las membranas celulares para la producción de hormonas esteroideas y ácidos biliares.

Como el colesterol puede causar problemas y riesgo cardiovascular

Para que el colesterol pueda causar riesgo cardiovascular, tiene que ocurrir lo siguiente:

Tener unos niveles de LDL muy altos, lo que lleva mucho colesterol hacia nuestros tejidos, y que el tamaño de la partícula sea pequeño.

Como se ve en la imagen, ante la misma cantidad de colesterol pero distinto tamaño, varía el riesgo cardiovascular.

 

 

Hierro de Origen Animal y Vegetal

 

Además, no existe evidencia clara de que mayor LDL mayor riesgo cardiovascular.

En el año 2018 The British Medical Journal sacó una revisión sistemática llamada Lack of an association or an inverse association between low-density-lipoprotein cholesterol and mortality in the elderly: a systematic review.

La conclusión de esta revisión sistemática era justo la contraria que se podría esperar: Aquellos individuos con mayor cantidad de LDL presentan una menor probabilidad de padecer enfermedades cardíacas que aquellas con bajas cantidades de LDL.

Otro artículo que apunta a que el colesterol total no es un buen predictor de enfermedad cardiovascular se puede ver en este estudio de la UCLA, en el que el 75% de los 136.905 pacientes presentaban un colesterol dentro de los niveles considerados como de bajo riesgo cardiovascular.

Entonces el colesterol, ¿no es factor de riesgo cardiovascular?

Como hemos visto, sí que puede ser factor de riesgo, aunque no es tan simple como se ha dicho tradicionalmente. Hay que comprender que la enfermedad cardíaca es un problema difícil y que depende múltiples factores.

Factores como el estilo de vida, la alimentación, la genética y el entorno también tienen un importante impacto en nuestro riesgo cardiovascular.

¿Qué podemos hacer para reducir ese riesgo?

Consume alimentos y no productos. Los alimentos suelen ofrecer un equilibrado conjunto de carbohidratos, proteínas y grasas.

Revisa bien el origen de las grasas (cuanto menos procesadas, mejor) y elimina las fuentes de azúcares y harinas refinados.

Échale huevos a la comida (!más de 10 a la semana!), es una fuente maravillosa de nutrientes esenciales, son baratos y muy versátiles en la cocina.

Haz ejercicio y muévete todo lo que puedas, la actividad física y el ejercicio reducen el riesgo cardiovascular mucho más que el consumo de estatinas.

Bibliografía