¿Qué es el Síndrome Metabólico?

El Síndrome Metabólico se define como la relación existente entre la obesidad, la diabetes, la enfermedad cardiovascular y la hipertensión.

En este conjunto de factores, destaca una Resistencia a la insulina e hiperinsulinemia, que está estrechamente relacionada con nuestra capacidad de procesar los Hidratos de Carbono, que está asociado a unos niveles altos de lípidos en sangre, y que tienen un riesgo aumentado de padecer diabetes Tipo II y/o enfermedades cardiovasculares.

 

¿Cómo se diagnostica el Síndrome Metabólico?

Para saber si nosotros estamos en riesgo de padecer Síndrome Metabólico, tenemos que cumplir al menos 3 de las características que aparecen en la siguiente tabla. Hay autores que también tienen en cuenta los antecedentes familiares de diabetes Tipo II o enfermedad cardiovascular como una de las características a valorar.

Hierro de Origen Animal y Vegetal

¿Qué podemos hacer desde la nutrición?

En muchos casos de Síndrome Metabólico, es necesario la gestión de la cantidad de carbohidratos que se pueden ingerir. Esta cantidad varia mucho en cada persona, y depende mucho del factor de sensibilidad a la insulina del paciente.

Una dieta con cantidad suficiente de proteína (1,2 gr/kg/día), el consumo de grasas de calidad (aceite de oliva, frutos secos, etc) y la reducción del número de comidas es un muy buen comienzo para empezar a corregir la resistencia a la insulina asociada al Síndrome Metabólico.